Los 10 Poemas de Amor Más Románticos

Si lo que estás buscando es un par de letras para dedicarle a tu pareja, estás en el lugar indicado. Nunca es tarde para dedicarle un hermoso poema lleno de sentimientos a esa persona que tanto amas. Quédate conmigo que te quiero mostrar los 10 poemas de amor más románticos de la Internet. (Foto Pexels)

Si tiene interés en conocer más sobre algun escritor no dude buscar información en: https://es.wikipedia.org

 

 

Los Poemas de Amor Más Románticos

 

 

1. Aunque si pienso en lo hermoso

Que fue haberte conocido

Y aún más, en ese beso,

Tan breve como escondido,

Quizás pueda responderte

dos cosas a un mismo tiempo…

Te quiero por tu destreza

Para ensamblarme a tus sueños

Y por tu fresca osadía,

Al haber robado un beso…

Pero sigues preguntando

Y yo debo contestar:

¡Te quiero porque te quiero!…

… ¿Importa una cosa más?

 

2. Mi Tesoro

¿Sabes tú?… La mañana adoro, cuando pienso en la noche

Y veo un tesoro…

Tesoro de talla tamaño humana, que tiene todo

Lo que me agrada…

Contiene fibras de plata y oro, que flotan siempre

¡Sobre el tesoro!…

Fibras que tornan mi cuerpo bronce y lo revisten,

De mil fulgores…

Luego, contiene dos perlas verdes que, a mis pupilas,

Dan brillo verde…

Y dos ornamentos, tibios cimientos, a cada lado de este alhajero,

hacen de mi alma tan fina joya que, cuando ellos en mí se posan,

me integro presto… de cuerpo entero!

Y yo, plasmado en tal cimiento voy adhiriéndome

Al cofre incierto

Que de mi sangre se ha apoderado!

Por eso, entonces… la noche anhelo.

Quiero estar preso en tu cautiverio…

Sueño brillar con tu luz, amada,

Y al fin, saberme como un zafiro,

cuando al brindarme tu primer beso,

¡me estés amando con la mirada!…

 

Te puede interesar:  17 Hermosos Poemas de Autores Famosos

3. Qué es el Amor

Amor es amar la esperanza vencida

En el brillo idealizado de un dolor…

Amor es amar la mágica espinilla,

¡que se adhiere, sin sentirla, al corazón!

Amor es amar la primer parte

De la existencia, que vivimos cada sol…

Amar es desplegar siempre las alas

Hacia un mismo rumbo, aunque sin razón…

Amar es librarnos un día del sueño

Que todos soñamos a la perfección,

Amar es rendirnos a todos los ritos

Amando sin causa ¡y en nombre de Dios!

Amando yo agoto estos cinco sentidos,

Porque está en mi causa amar sin razón…

Amo porque entiendo que la vida es vida,

Sólo cuando se ama… ¡como lo hago yo!

 

4. Aunque tú lo dudes

Si amar es sentir la inmensidad del cielo,

Rozando en la cara cual un fresco viento…

Si amar es celar hasta del brote nuevo,

Aunque tú lo dudes… ¡yo sé que te quiero!

Si es alzar los ojos hasta el tibio hueco,

Del mirar muy dulce de dos ojos negros…

Si es sentir un beso cual hechizo tierno,

Aunque tú lo dudes… ¡yo sé que te quiero!

Si amar es salvar todo lo maltrecho,

Haciendo mil cosas de algo muy viejo…

Si amar es desear para dos el cielo,

Aunque tú lo dudes… ¡yo sé que te quiero!

 

5. La gracia de tu alma

Eres potpurrí de sensaciones raras

Te imagino hablándome al oído,

Cargándome de sueños ilusorios

Coronados del más místico albedrío.

Eres potpurrí de alegorías claras,

Suaves, consistentes y perfectas…

Que me llevan a un grado de inconciencia…

¡Y que le hacen mucho bien a mi alma!

 

6. Te extraño

Extraño tu risa, tu piel subyugante, tu boca encendida…

Cual una paloma ronroneando su eterna aventura…

Desde este lugar, cuando pienso en ti.

Pues yo siempre te he extrañado, aún sin conocerte,

aún sin haberme imaginado que existías…

Te extraño de a ratos y siempre que pienso que puedo olvidarte…

Te extraño, mi Cielo, porque sin desearlo,

me has puesto en la boca tu fugaz sabor…

Tu voz atinada mezcla de un almíbar, que sabe a distancia,

Mezcla de un olvido… ¡que no tiene amarras!

Extraño tus ojos junto al mismo sueño mágico y ambiguo

Que una tarde de esas… soñamos los dos.

Te pienso, mi Vida, desde mi locura más inhabitable,

De sortear el tiempo con cada caricia que duerme escondida

En tus blancas manos, dos rosas benditas…

Te extraño, con celo de fiera encendida,

Al llegar la noche… y al entrar el día,

Al soñar tu sueño… ¡y al saberte mía!…

 

Te puede interesar:  10 Poemas Cortos de Amor para Dedicar

7. El abrazo

El abrazo que prodigas cada noche a este cuerpo mío,

Tu mirada siempre dulce…

Tus intentos por colmarme sin reparo…

Y tu sueño agigantado por mis sueños,

Hacen que te ame, mujer mía… ¡más que antes!

 

8. El flechazo

Ayer me flechó Cupido con un dardo envenenado,

Fue un daño tal el veneno, que ya ni pienso ni hablo…

Fueron dos ojos pasivos los que a mi ser cautivaron,

Y desde entonces yo vivo un vil destino encantado.

Si encantado por lo extraño y vil por lo cruel tramado,

Yo no comprendo el motivo de este drama encadenado.

¿Por qué sucede que, a veces, siendo el flechazo lanzado,

no acierta a dar en el blanco de un ser bienaventurado?

¿Y por qué siendo el veneno el más maligno legado,

logra saturar el alma cual más inmundo pecado?

Ayer me flechó Cupido con un dardo envenenado

Y hoy, con gusto a veneno… ¡me rindo ante un ser amado!

 

9. Fugaz

Tan fugaz como tú quieres será nuestro idilio, Amor…

Me tomarás de la mano, caminaremos muy juntos

Y nombraremos a Dios.

Me mirarás casi absorta… te pareceré montaña

Que escalarás, bulliciosa…

Conmigo, querrás crecer… Verás que el silencio duele,

Como luchar sin vencer!

Tan fugaz como tú quieres, será nuestro idilio, Amor…

Y yo seré el horizonte que marcará tu fragor…

Yo te crearé unas alas que adornarán tu candor

Y le pondré a tus palabras, el color de mi ilusión…

Me subiré a la deriva del barco de la pasión

Y desde allí he de verte con los ojos de mi amor…

Tan fugaz como tú quieres, será nuestro idilio, Amor…

¡Y yo seré la esperanza que abrazará tu ilusión!

 

Te puede interesar:  16 Poemas Para el Día de la Madre

10. Plenitud

Del alma que nunca agota su savia bien fecundada,

No sólo surgen sus notas… sino que también su calma.

La misma que condiciona con su teoría sagrada

Que, en el dulzor de tus ojos, existan caricias caras.

Y si ilusión, con su gloria y con sus dedos de plata,

lograse enredar su sombra entre las rimas soñadas…

Entonces sí, no habrá forma que, de lo intenso del alma,

No pueda evitar el beso… ¡que surge de tu mirada!

 

 

Comments